A principios del siglo XX apareció en Alemania la psicología de la Gestalt que profundizó en los mecanismos de la percepción influenciando a diversas disciplinas artísticas como fotografía, pintura o arquitectura. La Gestalt enunció los principios referentes a cómo captan los mensajes visuales tanto el creador de la imagen como el espectador de la misma. Fotografiamos aquello que nos llama la atención, aquello que percibimos de forma selectiva. Más tarde, el espectador a quien va dirigida la fotografía, interpretará los mensajes visuales, si los hay, del fotógrafo. Ni que decir tiene que cuanta mayor sea la educación visual de ambos los mensajes serán mas fácil de emitir y captar.

Por lo tanto es de capital importancia para el fotógrafo tener unos conocimientos en composición que nos permitan avanzar en nuestro estilo fotográfico para elevarlo a un grado superior.

Entre las leyes sobre la percepción humana que la Gestalt propuso cabe destacar dos :

  • La Ley de concisión: donde la percepción del ser humano tiende a reducir lo complejo a la forma más simple.
  • La Ley del sujeto principal: donde la percepción del ser humano tiende a resaltar ciertos elementos (sujeto principal)  con determinadas características del resto de elementos (fondo). Esta ley es de gran interés para la fotografía y la pintura. Sobre este principio versa este post.

Otras leyes que propusieron son:

  • La ley del cierre: la percepción humana busca siempre completar las formas inacabadas mediante caminos visuales entre elementos similares. La composición mediante figuras geométricas como el triángulo o círculo
  • La ley de la semejanza o similitud: la percepción humana relaciona o agrupa elementos que por su color o forma son similares. Se puede introducir la anomalía en la composición para inferir un grado de complejidad en la toma.Trrabajar con patrones geométricos haría referencia a este principio.
  • La ley de la Proximidad: la percepción humana organiza los elementos en función de la distancia que los separa. Importante para trabajar la profundidad en nuestras fotografías
  • La ley de simetría: se perciben las imagenes y sus reflejos como elementos únicos.
  • Ley de continuidad: tendemos a relacionar aquellos elementos que forman un modelo o mensaje visual. Por ejemplo elementos dentro de una fotografía que se relacionan entre ellos mediante una línea o vector visual.

A lo largo de la historia de la fotografía  la Ley del sujeto principal  ha servido como excusa para componer y crear grandes fotografías como las de Josef Koudelka y Sergio Larraín

Un recurso muy utilizado, yo diría que excesivamente utilizado, es diferenciar fondo y sujeto por contraste. Midiendo de forma puntual en el fondo, que normalmente suele estar más iluminado que el sujeto, conseguiremos un silueteado del mismo diferenciándolo del fondo como en estas fotografías propias.

Es habitual que el fotógrafo se quede solamente con el atractivo del fondo sin buscar otras relaciones que podrían dar un plus a la composición. Alex Webb trabajando el fondo-sujeto introduce más complejidad en sus dobles historias.

En otras imágenes el sujeto no queda explícito, es decir no es un personaje. Puede ser un elemento constructivo: un mainel de ventana, un plano,un poste….Esto consigue por un lado darle un aire de extrañeza a la foto, como de encubrimiento y por otro lado introduce profundidad al poner en primer plano al sujeto como en estas fotografías de Sergio Larraín.

Mi adorado Saul Leiter era maestro trabajando con primeros planos desenfocados

Existen claves visuales para diferenciar entre sujeto y fondo según Jose Benito Ruiz en su libro ” Composición en fotografía”

  • El sujeto tiene un contorno definido , el fondo no.
  • El fondo continúa tras la figura
  • El sujeto parece más próximo, localizado de forma clara en el espacio.El fondo se sitúa detrás sin localización espacial.
  • Los elementos bajo la línea de horizonte o sobre esta se perciben más fácilmente como sujetos y sobre la línea de horizonte se perciben como fondo.

Sin embargo es posible dar la vuelta a lo dicho anteriormente. Saul Leiter en la majestuosa Through Boards, invierte los papeles. Lo que se podría entender como fondo pasa a primer plano y el sujeto o sujetos  se llevan a un plano posterior

Por lo tanto  cuando compongamos con el principio de sujeto-fondo podremos trabajar  por contraste llevando al sujeto o al fondo al plano que nos interese como en estas dos fotografías de Alex Webb

Ni que decir tiene que mediante el color podremos trabajar en la relación sujeto-fondo. El color es un gran recurso en composición fotográfica para destacar áreas de la imagen fotográfica. Los  colores  más pesados hacen que los objetos parezcan  más cercanos. El color con más peso visual es el rojo, seguido por el naranja, azul, verde y en último lugar el amarillo que es el más brillante y ligero. En las imágenes anteriores de Webb si el fondo fuera en rojo la sensación de segundo plano sería menos intensa.

En la imagen inferior dos rojos colocados sobre fondos diferentes tienen un “peso” diferente. El de la izquierda parece más ligero y el de la derecha más pesado. La forma de la derecha en rojo parece más cercana que la de la izquierda.

El llamado Orden de dominancia depende del propio tono del color y de la superficie que ocupa. Goethe en un magnífico tratado sobre el color proponía que el rojo y el verde eran igual de brillantes en una proporción de 1:1, como puede verse en el esquema inferior extraido del magnífico libro de Michael Freeman ” El ojo del fotógrafo” . El amarillo y el violeta están en una proporción de 1:3  y  el naranja es dos veces más brillantes que el azul.

Por lo tanto cuando trabajemos con sujeto-fondo pensemos que no solamente por contraste lumínico podremos hacer la separación entre ambos sino que con el color tenemos una maravillosa herramienta para trabajar en este tipo de composiciones.